New WebSite

NUEVO PBX. 3213014529


Corte Constitucional





Sentencia C 064 de 2021

Fecha de expedición del documento: Jueves 18 de Marzo de 2021

La palabra “podrán” contenida en el artículo 77 de la Ley 23 de 1981; no implica la inexistencia de la garantía de defensa técnica de los médicos en un proceso disciplinario

Ciudadano interpone demanda de inconstitucionalidad en contra del artículo 77 de la Ley 23 de 1981 “Por la cual se dictan normas en materia de ética médica”. El texto atacado señala que “en todos los casos en que el profesional instructor o el profesional acusado lo consideren indispensable o conveniente, podrán asesorarse de abogados titulados”. Expresa el demandante que la expresión “podrán” desconoce la garantía prevista en el artículo 29 de la Constitución, tanto como la establecida en los artículos 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la ONU y 8 de la Convención Americana de Derechos Humanos; porque la defensa técnica en toda actuación judicial o administrativa es un derecho que hace parte del debido proceso y, por tanto, no puede ser relativizado. En la medida en que la expresión acusada da a entender que la defensa técnica en el proceso disciplinario médico tiene un carácter opcional vulnera el derecho fundamental al debido proceso que es una garantía aplicable de manera imperativa en “juicios de toda clase de actuaciones judiciales y administrativas”. Para la Sala, la defensa técnica en el proceso disciplinario médico no tiene el carácter irrenunciable e inderogable que le atribuye el accionante. Desde esa perspectiva, el derecho de defensa como contenido del más amplio derecho a la garantía del debido proceso no presupone que en el marco del proceso disciplinario médico el procesado tenga que estar representado en todos los casos por un abogado titulado. En relación con este aspecto vale la pena aludir en este lugar a la intervención del Centro de Estudios sobre Genética y Derecho de la Universidad Externado de Colombia que mencionó cuatro importantes razones por las que resulta innecesaria en el proceso disciplinario médico la presencia de un abogado titulado: Por cuanto ninguna de las normas del derecho internacional de los derechos humanos que el actor consideró vulneradas en su escrito de demanda exige que la personas sean representadas en todos los casos por un abogado. A la luz del ordenamiento jurídico interno tampoco es obligatorio que en desarrollo de los procesos de carácter disciplinario sancionador las personas disciplinadas cuenten con una defensa técnica, postura que ha sido reiterada, como se indicó, por el Consejo de Estado y la Corte Constitucional; en gran variedad de escenarios procesales el ejercicio de la defensa y el respeto por el debido proceso no implica necesariamente, ni en todos los casos, la defensa técnica por parte de un abogado titulado y las decisiones proferidas por el Tribunal Nacional de Ética Médica y por el Ministerio de Salud en respuesta a los recursos de apelación pueden demandarse ante la Jurisdicción Contenciosa Administrativa, escenario en el que se ejerce control judicial a través de un debate técnico de naturaleza jurídica que debe ser ejercido por conducto de un/a abogado/a titulado/a que cuente con derecho a postulación de acuerdo con lo dispuesto por el artículo 160 del Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo (CPACA) Ley 1437 de 2011.



Se declara exequible el artículo demandado MP Cristina Pardo Schlesinger Documento disponible al público a partir de junio de 2021 Temas: Responsabilidad médica, Defensa técnica.



Descargar